Archivo de la categoría: Tecnología

La dinamización del mercado de trabajo y la Administración autonómica digital

(Puedes leer también este artículo en la revista MuyComputerPro así como otros relacionados con la transformación digital y, en general, sobre tecnología)

España se ha consolidado en un Estado social y democrático de derecho como así se consagra en su Carta Magna. Desde un punto organizativo, partiendo de una distinción teórica entre estados unitarios y compuestos, podríamos considerar el caso español englobado en los segundos. Ha evolucionado hacia un estado autonómico diferenciado del resto de sistemas federales como podrían ser el caso alemán o el italiano, de marcada asimetría. Este marco organizativo debe estar en consonancia con los recursos que dispone un Estado para poder ser gobernado de la mejor manera. Hoy en día vivimos en un mundo globalizado donde la economía en red toma un papel excepcional y las comunicaciones entre todos los actores que participan exigen transparencia y cooperación. La economía sufre una fragmentación debido a los muchos ecosistemas diferentes que ha de acometer y que, a buen seguro, le resta eficiencia y emprendimiento. Es por ello esencial un marco normativo que acometa este reto de manera óptima.

Según la propia Constitución en su artículo 2, España se basa en la indisoluble unidad de la nación española, patria indivisible reconociéndose las nacionalidades y regiones que se integran. La Constitución, a su vez, dedica un título específico a la Organización Territorial. Allí se recogen como entidades propias a los municipios, provincias y las comunidades autonómicas que se constituyan. Este deliberado enfoque aperturista ha dado lugar a 17 comunidades autónomas muy heterogéneas. El estatuto de autonomía es la norma de más alto rango que indica la denominación, las delimitaciones, las instituciones y las competencias que se asumen. La organización administrativa autonómica ha podido encontrar inspiración en la estructura de la Administración General del Estado. De esta manera, se encuentran asambleas legislativas, tribunales superiores de justicias y consejerías para llevar a cabo el poder ejecutivo. Las competencias que pueden ser asumidas vienen recogidas en el artículo 148 de la Constitución Española destacando, por su capital importancia, la sanidad y la educación. El artículo 149 marca una imposibilidad por parte de las autonomías para poder asumir ciertas competencias que son exclusivas del Estado como por ejemplo, la defensa, seguridad nacional, legislación básica, etc.

Las comunidades autónomas para el ejercicio de sus competencias deben de gestionar sus recursos con eficacia y racionalidad económica. Al ser los recursos finitos, es normal que surjan conflictos de intereses entre regiones vecinas. Esto desencadena una fragmentación en los mercados que, a buen seguro, merma el emprendimiento y la dinamización de la economía en su conjunto. En un momento de crisis económica en el que estamos, es aún más necesaria la garantía de unidad de mercado.

El crecimiento económico producido desde 1999 al 2007 debido, en gran parte, al boom inmobiliario y a la excedencia en el crédito llevó a España a una tasa mínima de paro del 8,4%. La explosión de la burbuja ha desencadenado una destrucción de empleo llegando a una tasa máxima del 27,3%. Las políticas económicas que se pusieron en marcha fueron, esencialmente, de dos tipos. En un primer momento, de corte keynesiano (líneas de crédito ICO, Plan E…). En un segundo momento, se tomaron políticas de austeridad promoviendo la simplificación y la reducción del gasto. Es de destacar, el plan CORA de Reforma Administrativa y la Oficina OPERA para el seguimiento de su ejecución. En este sentido, también se desarrollaron políticas específicas sobre el mercado de trabajo como por ejemplo la ley 35/2010 de medidas de reformas urgentes sobre el mercado de trabajo y la ley 3/2012 de medidas de reformas urgentes sobre el mercado laboral. Todas ellas con el objetivo de buscar un empleo estable, flexible y de protección al desempleado. Finalmente, es de destacar el Real Decreto 3/2015 del texto refundido de la ley de empleo donde se hace especial foco en el Sistema nacional de Empleo. Esta norma conjuga el estado autonómico y su impacto económico al desarrollar de manera cooperativa tanto al Servicio Estatal Público de Empleo como sus homólogos de sus comunidades autónomas. En este sentido, se persigue alinearse con la Estrategia Europea de Empleo desarrollándose la Estrategia de Activación Española de Empleo así como distintos Planes Anuales de política de empleo.

La garantía de mercado también tiene su reflejo en el ámbito supranacional. Así, siguiendo el plan Europa 2020 y la Agenda digital europea, se encuentra el Mercado único digital y el índice DESI. Según el informe ONTSI de 2015 “La Sociedad en RED”, España se encuentra en 0,52 puntos sobre 1. En particular, destaca en los servicios públicos digitales y se encuentra rezagado en la integración con la economía digital con 0,34 puntos.

España se encuentra en una situación económica marcada por un PIB de 1,1 billones y cuya deuda, debido a las políticas de endeudamiento, está prácticamente igualada. La comisión europea estima un déficit de un 3,4 % que es uno de los retos económicos a lograr inminentemente. Las políticas económicas del mercado de trabajo y dinamización de la economía y garantía de mercado están impactando en una cierta mejoría. Por ejemplo, el paro ha bajado a un 18,5 % y la prima de riesgo, de 638 puntos máximos, se encuentra en una horquilla de entre 100 y 150 puntos en los últimos dos años. En los índices IDH de desarrollo Humano y de Competitividad, se encuentra en el primer tercio en el conjunto de todos los países.

No debe olvidarse el papel que las TIC (tecnologías de la Información y las Comunicaciones) están teniendo en su papel vertebrador autonómico y dinamizador de la economía. Las leyes 39/2015 y 40/2015 sobre el procedimiento administrativo y el régimen jurídico de las Administraciones públicas suponen un antes y un después en este sentido. De esta manera, desarrollan instrumentos de cooperación entre las distintas administraciones racionalizando los gastos mediante el uso preferente de las TIC.

La dinamización de la economía en el Estado autonómico español no puede entenderse sin la ley 11/2013 de emprendimiento y estímulo del crecimiento. En ella, se fomenta la formación del emprendedor, la financiación y la lucha contra la morosidad. Asimismo, deberá de alinearse con la ley 14/2013 de emprendimiento e internacionalización. Ciertamente, es fundamental proteger al emprendedor mediante ayudas fiscales y financiando su proyecto mediante el impulso de la contratación pública. Asimismo, minimizar las cargas administrativas para la puesta en marcha de los proyectos en todo el territorio español tiene un impacto económico capital.

La libre circulación de bienes está recogida en la constitución en su artículo 139. En este sentido, es de destacar la directiva 2000/123CE de servicios y su reflejo nacional en la ley 17/2009. La ley 20/2013 pretende minimizar la fragmentación de mercados que existen en el estado autonómico actual bajo una premisa rigurosa: la cooperación y respeto a las autonomías. En este sentido, los principios rectores de la ley son: 1) eficacia para una racionalidad económica real; 2) transparencia. Es fundamental que haya claridad en los procesos para agilizarlos; 3) no discriminación entre operadores y 4) cooperación tanto inter administraciones como intraadministración. Asimismo, se crea el consejo de Garantía de Mercado para el seguimiento y buena ejecución de dicha ley.

En resumen, vivimos en un mundo globalizado donde la tendencia marcada desde Europa es la unidad de mercado. España se ha consolidado en un Estado Autonómico digital que se esfuerza para perseguir que la fragmentación económica existente se reduzca a favor de una dinamización de la economía. La crisis económica ha exigido medidas concretas de garantía de unidad de mercado basándose en la necesaria cooperación entre el Estado y las Autonomías. Las tecnologías de Información y las comunicaciones juegan un papel vertebrador en la consolidación de nueva Administración digital.

Anuncios

La Administración digital en la era de la economía del dato

(Puedes leer también este artículo en la revista MuyComputerPro así como otros contenidos muy interesantes sobre tecnología)

La información es poder y, hoy en día, está en manos de los ciudadanos. En efecto, la revolución informática de los últimos cincuenta años y, en particular, de las últimas décadas ha supuesto un antes y un después en el acceso a la información. Cuando antaño solo unos pocos eran valedores de poder acceder a la educación, actualmente, internet pone al alcance de un clic casi cualquier fuente de información. En este mundo globalizado caracterizado por una estructura reticular se está produciendo un fenómeno de democratización de la información pasándose de la posesión del dato al acceso al servicio, como destaca Jeremy Rifkin en su obra “La era del acceso”. Este fenómeno está teniendo consecuencias directas en la economía. Yochai Benckler, en su obra la “La riqueza de las redes” también menciona cómo la economía está volcándose hacia una concepción muy diferente a la manera tradicional. Las redes y la explotación de los datos sugieren una novedosa manera de generar riqueza. Este proceso está provocando que las Administraciones se estén modernizando tanto organizativa como normativamente. La era del Big Data, el Internet de las Cosas y el desarrollo del llamado Data Science obliga al desarrollo de unas nuevas políticas públicas que se adapten al nuevo orden mundial, eminentemente tecnológico.

El presente texto se dividirá en tres bloques. El primero versará sobre el contexto global y económico en el que en engloba la nueva sociedad de la información. El segundo bloque ahondará en lo anterior detallando cuáles son algunos de los retos y oportunidades más destacables. Finalmente, el tercer bloque continuará el hilo conductor mediante la expresión de las políticas públicas en España y en la UE más representativas.

Se comienza, pues, el primer bloque, la economía de los datos.  Como se ha introducido, la globalización de marcada tendencia abierta, a pesar de tener detractores y seguidores (mundialistas) ofrece una nueva manera de organizar los datos y de conectarlos. Algunos autores, como Santiago Niño Becerra, incluso habla de una sociedad Post-global en la que ya se da por hecho la fase inicial de conectividad. Las Administraciones, en su afán de ofrecer servicios de máxima calidad han ido evolucionando desde la Burocracia, pasando por la Nueva gestión pública, hasta llegar a la Gobernanza al incorporar las TIC en un seno. Una de las corrientes más novedosas es la tendencia hacia un gobierno abierto donde los datos estén al alcance de los ciudadanos. Esto tiene dos patas fundamentales: la transparencia y, a buen seguro, la economía a través del principio de eficiencia.

La Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información y buen gobierno, supone una revolución en tanto que entiende que los datos son propiedad del ciudadano y no de las Administraciones. En este sentido, se desarrolla el portal de la Transparencia donde se publicita la información categorizada en tres patas: organizativa, jurídica y económica. Asimismo, se facilita el acceso a los datos el cual puede ser parcial o total sin mayor restricción que información sensible (defensa, seguridad nacional, etc.). La OTAI, oficina de Transparencia y Acceso a la Información, es la responsable del portal de transparencia. El Consejo de Buen Gobierno y Transparencia mediante su estatuto 919/2014 persigue la buena ejecución de esta norma. Otro aspecto del gobierno abierto relacionado íntimamente con la economía de los datos, es sin duda, la Reutilización de la Información del Sector Público. Ciertamente, el proyecto APORTA que desarrolla el portal datos.gob.es pone a disposición de cualquier interesado toda suerte de datos que pueden ser accedidos y explotados para un uso particular. De esta manera, se fomenta el emprendimiento y se facilita la economía de autónomos y empresas con capacidad de almacenar y minar la información mediante, por ejemplo, técnicas de DataWareHouse y Datamining.

Este marco de la economía del dato, en su de su vertiente de gobierno abierto, no está exenta de retos y oportunidades. Se comienza así el segundo bloque. La sociedad del conocimiento en la que nos hallamos ha cambiado sustancialmente la manera en que los ciudadanos se relacionan y consumen información. Según Javier Bustamante, doctor en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, el ciudadano es un prosumidor (una combinación natural entre productor y consumidor de información). Asimismo, vivimos en un entorno en el que los datos se encuentran en el estadio de la Web 2.0 de marcado acento colaboracionista. Wikis, blogs, webs personales, sindicación de contenidos, son algunos ejemplos de cómo los datos y la información se estructura en Internet. En este sentido, la siguiente evolución es la llamada Web 3.0 en la que se pretende ir hacia ontologías de la información más inteligentes. Así por ejemplo, mediante estas técnicas, es más sencillo explotar y particularizar información que pueda ser manipulada por empresas en el desarrollo de sus negocios. Ejemplos típicos son las webs de viajes, hoteles,  etc. donde la economía de las mismas se basa en la explotación y distribución de los datos mediante distintas tecnologías (cookies, etc).

Sin duda alguna, uno de los retos más importantes es que toda la sociedad pueda beneficiarse de esta economía del dato. Para ello, hay que minimizar la brecha digital mediante la alfabetización digital y la inclusión digital. Una mejor usabilidad y accesibilidad ayudarán enormemente a que todos los colectivos puedan acceder a los datos. Por otro lado, esta inmensa fuente de información alojada en Internet adolece de cierta organización y sobrecarga. Sin duda, la objeción de Babel va en esta línea poniendo de relieve la sobrecarga informativa y cognitiva. Es por ello, necesario un enorme esfuerzo en clasificar, metadatar y consensuar unos estándares para poder ofrecer la información.

Las Administraciones no son ajenas a estos retos y oportunidades y, en consecuencia, han ido desarrollando distintas políticas para aunar la sociedad del conocimiento y la tecnología. De esto tratará el tercer bloque.

Desde la Estrategia de Lisboa, pasando por las iniciativas eEurope 2002, 2005, i-2010, hasta la actual Europa 2020 han pretendido potenciar la sociedad de la información potenciando una economía sostenible mediante el buen uso de las TIC. Uno de los pilares fundamentales de Europa 2020 es la Agenda digital para Europa donde, entre sus medidas, se encuentra la economía digital. En este sentido, se ha desarrolla el Mercado único Digital y el índice DESI según el cual España se encuentra en la posición intermedia con 0,52 puntos sobre el total. Destaca en el desarrollo de los servicios públicos digitales (0,73 puntos) mientras que debe de hacer un mayor esfuerzo en la integración de la economía digital (0,34 puntos).

 

En España, las políticas públicas comenzaron con el plan Info XXi y siguieron con la comisión soto, el plan de impulso con 19 medidas, España.es (con sus vertientes Patrimonio.es, navegación.es, etc.), conecta.es y euroingenio 2010 (dividido en los ejes CENIT, CONSOLIDER y el plan AVANZA que tuvo su continuación en el plan AVANZA 2). Actualmente, la Agenda Digital para España destaca su preocupación por la economía digital y el buen uso de las TIC para explotar la información y los datos.

Las políticas públicas tienen su reflejo normativo en varias leyes de impulso al emprendimiento tales como la ley 11/2013 de estímulo al emprendimiento, la ley 14/2013 del emprendimiento y su internacionalización. En ella se promueven diferentes acciones para el impulso del emprendedor que, a buen seguro, podrá dinamizar su economía mediante el uso de las TIC en la explotación de los datos.

La Administración también está haciendo un esfuerzo en este marco de gobernanza digital desarrollando la Estrategia TIC mediante la transformación digital. El Real Decreto 806/2014 que desarrolla los principios y órganos de gobernanza digital apoyan los 14 servicios compartidos. Entre ellos se encuentra el desarrollo de la nube híbrida, un claro ejemplo del principio de eficiencia en el tratamiento del dato. La ley 39/2015 del procedimiento administrativo y la ley 40 /2015 del régimen jurídico del Sector Público conforman el marco normativo esencial en los que los principios de economía, eficiencia, transparencia y acceso a los datos son fuente de inspiración para todo el articulado.

En conclusión, Vivimos en una sociedad del conocimiento marcado por una nueva corriente de la economía del dato. Esta se nutre de los nuevos principios de accesibilidad y transparencia que están inmersos en las todas las políticas tanto europeas como españolas. Se ha detallado en el primer bloque los aspectos contextuales de la globalización y su reflejo en el gobierno abierto mediante la transparencia y la reutilización de datos del sector público. En el segundo bloque se ha continuado con los retos y oportunidades más relevantes que se encuadran en una sociedad con marcados desafíos relacionados con la brecha digital. Ciertamente, nuevos hábitos de relación y consumo se están produciendo en el entorno de la web 2.0 y 3.0 donde las empresas están desarrollando sus economías mediante el acceso, manipulación y explotación de los datos. Finalmente, el tercer bloque ha seguido el hilo conductor del texto desarrollando las políticas más significativas tanto a nivel europeo como nacional destacando la posición de España en el índice DESI así como encuadrando algunas de las normas más relevantes de las Administraciones en todo este marco global, social y económico.

 

 

La Administración desde dentro: ¿en qué organismos de normalización puedo confiar?

Los amigos de la revista especializada MuyComputerPRO me han publicado el artículo “La Administración desde dentro: ¿en qué organismos de normalización puedo confiar?” donde hablo sobre los organismos de normalización más destacables: ISO, IEC, ITU, CEN, CENELEC, ETSI, AENOR, ENAC… No os lo perdáis!

cortesía de MuyComputerPRO

cortesía de MuyComputerPRO

“Miríadas de artefactos interconectados comunicándose en tiempo real. Así es el mundo digital en el que nos movemos y en donde los lenguajes de programación nacen, crecen, se reproducen y (solo unos pocos) mueren en favor de otros aún más especializados. ¿Cómo entenderse en esta torre de Babel electrónica? La única manera es mediante la normalización, es decir, acordando que todos los participantes en las comunicaciones sigan las mismas especificaciones técnicas…”

Ver artículo completo: La Administración desde dentro: ¿en qué organismos de normalización puedo confiar?

Cómo usar la factura electrónica con la Administración

Los amigos de la revista especializada MuyComputerPRO me han publicado el artículo “Cómo usar la factura electrónica con la Administración” donde hablo sobre la factura electrónica, quién puede y debe usarla, algunas tecnología y normativa al respecto. No os lo perdáis!

Cómo usar la factura electrónica con la Administración

Vivimos momentos en los que la explosión del conocimiento humano y su análisis (Big Data) conviven con un mayor control de lo que se provee y de lo que se sirve. Hay que dar siempre buena cuenta del esfuerzo realizado y garantizar que se han cumplido con los compromisos contractuales. Esto es buena praxis en general y, más si cabe, cuando se establecen relaciones comerciales con la Administración donde el principio de transparencia y racionalidad económica son dos referentes indiscutibles. ¿Cómo se realizan tales justificaciones de servicios, bienes y contraprestaciones pecuniarias? A través de las facturas…

ver artículo completo: Cómo usar la factura electrónica con la Administración

 

 

La Administración desde dentro: qué es la Calidad en un producto tecnológico

Los amigos de la revista especializada MuyComputerPRO me han publicado el artículo “La Administración desde dentro: qué es la Calidad en un producto tecnológico” en portada sobre la calidad de los sistemas tecnológicos. Hablo de modelos de McCall, normas internacionales de calidad como la familia de las normas ISO/IEC 25000. Os pongo un extracto y el enlace al artículo!

mcpro

 

¿Cuál es el mantra que acompaña a todo buen gestor tecnológico? Desarrollar productos de calidad. Los procesos involucrados en un ciclo de vida de un proyecto TIC son tan complejos que, en las últimas décadas, se ha visto la necesidad de introducir “la Calidad” en su visión más amplia. Cuando hablamos de implantar la Función Calidad no nos estamos refiriendo a que, hasta la fecha de su adopción, se desarrollaran productos de mala calidad. Se trata más bien de introducir en el desarrollo de un producto una serie de hitos, herramientas, métricas… que permitan alcanzar los requisitos que el cliente ha pedido al gestor tecnológico. En definitiva, la calidad es un buen aliado para la búsqueda de la satisfacción del cliente y mejorar su experiencia de usuario.

¿Cómo podemos medir y evaluar la calidad del software?…

La Administración desde dentro: qué es la Calidad en un producto tecnológico

 

 

La Administración desde dentro: retos digitales hasta 2020

En la revista especializada MuyComputerPro han tenido a bien publicar un artículo donde se habla de la transformación digital que está sufriendo la Administración y, en particular, el acceso electrónico. Os invito a leerlo y compartirlo!

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

La Administración desde dentro: retos digitales hasta 2020

 

 

 

¿Es lo mismo Internet y WWW (World Wide Web)?

¿Es lo mismo Internet y World Wide Web?

Por simplicidad se usan normalmente como sinónimos Internet y WWW (World Wide Web) cuando, en puridad, no lo son. Internet en realidad podemos considerarla como un conglomerado de elementos de interconexión (routers, gateways…), servidores (que ofrecen información) y puestos finales (que consumen la información). La conectividad entre todos estos nodos es sin dirección. Esto es capital ya que es la diferencia fundamental frente a la WWW. Esta podría definirse como el conjunto de páginas web conectadas mediante (hiper)enlaces dirigidos (desde la web original que apunta a la página referenciada por el enlace). Es esta segunda red a la que se suele entender por Internet.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

 

¿cómo evoluciona la World Wide Web?

Dorogovtsev y Mendes (2002) apuntan que hay dos maneras: a) a través de la creación de una página inicial (HOME). Una vez que la tienes configurada (con un editor HTML, mediante un gestor que escriba el código automáticamente…), “tienes que hacerla accesible en la WWW, esto es, publicarla. Vas al administrador del sistema el cual la conecta (normalmente con una referencia) con la página principal (HOME) de tu institución”; y b) Suponiendo que ya tienes tu página personal añades una nueva página web y la enganchas desde dicha página principal. En mi opinión, existe una tercera manera de crear una página web no contemplada por Dorogovtsev y Mendes. Un sitio puede crearse de cero sin que ninguna otra página la referencie. Para ello, una vez diseñada la página, se deberá de gestionar el alojamiento y el dominio con uno o varios proveedores. Este nuevo sitio aparecería desconectado de la WWW y, si no tuviera ningún enlace, viviría como un nodo ermitaño. Poco valor tendría a priori desde el punto de vista de la publicidad de sus contenidos pero quizás el autor sólo tenga la pretensión temporal o permanente de subir información a la WWW —por ejemplo, para poder acceder a ella desde cualquier sitio—. La siguiente figura serviría de ilustración:

real networks 1

Con lo anterior, podemos encontrar una diferencia esencial entre la WWW y la red formada por las citas bibliográficas. En esta, cada nueva publicación (nuevo nodo de la red) tiene un listado de obras referenciadas (nodos ya existentes en la red) y, obviamente, estas últimas no pueden tener enlaces a la nueva obra pues no existía en el momento de sus redacciones. De esta manera todos los enlaces son dirigidos del nuevo nodo a la red antigua. La siguiente figura —tomada del capítulo 3 de “Evolution of networks”— serviría de ilustración:

real networks 2

En cambio, según Dorogovtsev y Mendes (2002) una nueva página web es referenciada al menos una vez (bien desde la institución o bien desde la HOME). Las siguientes dos ilustraciones que aparecen en su libro dan buena cuenta de lo anterior. La primera explica el escenario de un nuevo nodo en una red de citas bibliográficas, la segunda en la WWW. La siguiente figura —tomada del capítulo 3 de “Evolution of networks”— serviría de ilustración:

real networks 3

Finalmente, tal y como hemos argumentado la tercera vía de crear una nueva página web y la no necesidad de que exista un enlace inicial desde la “antigua red” (sin llegar al extremo del nodo ermitaño), la figura —apoyándonos en la anterior— podría carecer del enlace superior tal que así:

real networks 4

¿Qué diferencia hay entonces entre Internet y World Wide Web?

En resumen, la red formada por citas bibliográficas es eminentemente una telaraña con enlaces dirigidos en el que un nuevo nodo no tiene referencia alguna. Lo cual también podría pasar con la red WWW. En todo caso, ambas redes son diferentes a Internet ya que esta se basa en conexiones sin dirección: los datos pueden viajar por caminos en ambas direcciones entre los nodos.

 

Bibliografía y webgrafía

Internet y democracia: somos invisibles por la naturaleza de la red digital

Internet y democracia. ¿Qué aspecto tiene Internet?

Quizás la naturaleza de Internet no sea tan democrática como parece. Los primeros estudios teóricos (mediados del siglo XX) reflejaron que las redes crecían de manera aleatoria conectándose unos nodos con otros de manera equiprobable. Desde 1999, sabemos que esto no es así. Los nodos se conectan de manera caprichosa siguiendo una serie de criterios: les gusta los nodos bien conectados, de calidad, con afininidad temática… La consecuencia es que la red crece asimétricamente siguiendo la clásica regla: “los ricos se hacen más ricos”. En definitiva, un blog recién nacido puede vivir en la más absoluta oscuridad: apenas nadie lo leerá y será desterrado por parte de los motores de búsqueda que buscarán resultados de las páginas jugosas (Amazon, Yahoo…). Nos preguntamos: ¿hasta qué punto es así? ¿Internet es estructuralmente anti democrática? Algunos autores sostienen que sí. En este artículo profundaremos sobre estas cuestiones!

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Internet y Democracia. Topologías de Internet

Al estudiar con mayor rigor la estructura de la Internet, encontramos un problema epistemológico debido a la invisibilidad intrínseca a la naturaleza topológica de la Red. Esto se traduce en que algunas iniciativas positivas, como por ejemplo, una cultura más participativa, una mayor libertad para crear… pueden quedar relegadas a la nada: si no soy visible, ¿de qué sirve poder publicar en el desierto? Una primera cuestión que podemos preguntarnos es ¿qué aspecto tiene Internet?, ¿cambiará radicalmente los próximos años? Estas preguntas exigen un análisis por las distintas topologías de red. Desde mediados del siglo XX se han distinguido dos familias de topologías: a) basadas en redes aleatorias y b) basadas en leyes de potencias. En cuanto a las redes aleatorias, uno de los primeros modelos (1959) que dieron respuesta fue el desarrollado por los matemáticos Paul Erdős y Alfréd Rényi. Estudiaron la generación de grafos aleatorios. Estos se basan esencialmente en el siguiente criterio: si tenemos tres nodos (n1, n2 y n3) inconexos en una primera situación, la probabilidad de que n1 se conecte con n2 es la misma a que se conecte a n3. En general, existe una independencia estadística para que dos nodos se conecten entre sí (no existe ninguna conexión preferencial). Este modelo se quedó muy lejos de representar la realidad toda vez que las redes de comunicaciones empezaron a desarrollarse con verdadera expansión hacia la última década del siglo pasado. Así fue el modelo de Waxman (1988) procura investigar en particular sobre la red Internet y la manera en que se transmiten los datos en ella. Para ello introduce el concepto de ubicación geográfica. En todo caso, tanto este modelo como los siguientes llamados jerárquicos si bien no son puramente aleatorios se suelen englobar en la primera familia ya que, en palabras de ALVAREZ-HAMELIN (2006), “Todos estos modelos son similares a una superposición de grafos aleatorios y responden a la característica básica de tener una distribución de grados con bajo coeficiente de varianza”[1]. Lo realmente interesante vino unos años más tarde de la mano de Faloutsos et al. (1999) que, tras un estudio de trece meses (noviembre de 1997 a diciembre de 1998), observaron que la ley de potencias explicaba mucho mejor la realidad de los datos en Internet en un 96%. De hecho, encontraron no una sino tres leyes de potencias (que se mantuvieron para tres instancias de internet que tomaron en su estudio e, incluso en alguna de ellas, con un mayor porcentaje de precisión).

 

Distribución (aleatoria) de campana Vs Distribución de ley de potencias

A partir de aquí, surgieron diferentes modelos de leyes de potencia. El primero fue el propuesto por Barabási y Albert (1999) introduciendo el concepto de “conexión preferencial”[2]. Por tanto, se consolidó que la distribución de las conectividades apuntan a que los nodos no se conectan siguiendo una distribución normal sino una ley de potencias. Yochai Benkler (2006), apunta defiende esta idea de donde tomamos prestado el siguiente gráfico: Si tomáramos los parámetros “número de sitios web” y “número de conexiones que apuntan al sitio web” los gráficos de una u otra distribución serían, aproximadamente:

 

topologia internet

Ilustración tomada en préstamo de BENKLER, Yochai, (2006), The Wealth of Nations: How Social Production Transforms Markets and Freedom”. Yale University Press

 

 

La explicación sería la siguiente. En la distribución normal, un pequeño número de sitios web tendrían pocos o muchos enlaces mientras que un número moderado de sitios tendrían una cantidad intermedia de enlaces. Según una distribución de ley de potencias, habría un pequeño número de sitios web que tuvieran un gran número de enlaces mientras que un gran número de sitios apenas tendrían enlaces. ¿Qué distribución es la que se adapta mejor a Internet? En 1999, hubo dos publicaciones en las revistas Nature y Science que apuntaron que la ley de potencias es la que mejor responde a la realidad. De un lado, el artículo mencionado de Barabasi y Reka Albert donde desarrollaban la conexión preferencial: un nodo se conecta a otro no al azar sino siguiendo algún criterio con el que priorizaba sus conexiones: uno de los más importantes era el “grado de conectividad” (cuán bien conectado estaba el nuevo nodo). De esta manera, un nodo prefiere enlazar con un nodo “bien conectado”. Por otro lado, el artículo de Lada Adamic y Bernardo Huberman aportaron, sobre la base de la distribución de la ley de potencias, que la tasa de crecimiento era exponencial y distinta en cada red.

El propio Barabasi pone otro ejemplo muy ilustrativo en su libro “Linked” sobre una distribución aleatoria frente a una de ley de potencias. Compara la red de carreteras y el mapa de aeropuertos de Estados Unidos. En el primer caso, casi todas las grandes ciudades están conectadas, más o menos porel mismo número de autopistas —una cantidad pequeña, por cierto—. En el segundo, se produce un fenómeno en el que grandes aeropuerto concetran un buen número de vuelos: el famoso “hacemos escala en Nueva York”. La siguiente figura ilustra lo anterior:

 

topología

Tomado de BARABASI, Albert-laszlo (2002). Linked: the new science of networks. Ed. Perseus books.

 

¿Qué consecuencias tiene esto para la democracia? La supuesta mayor participación que las tecnologías ponen a disposición de los ciudadanos se diluye al no hacerse eco debido a la ley de potencias. Participas, sí, pero apenas se es oído. El propio Barabasi (2002) si bien comienza asumiendo que la web es una herramienta para la libertad y la democracia, da un giro basándose en sus resultados topológicos:

El resultado más intrigante de nuestro proyecto de mapeo Web fue la ausencia completa de democracia, justicia y valores igualitarios en la Web. Nos dimos cuenta de que la topología de la Web nos impide ver más allá de un mero puñado de documentos de entre los miles de millones disponibles.

 

Internet y democracia. Participación en Internet

En efecto, la clave de la participación en Internet (por ejemplo, publicar un artículo en un blog personal) no reside en poder publicar sino en ser visible. La publicación cierto es que se ha simplificado enormemente. Hasta hace unos pocos años, era necesario tener unos conocimientos tecnológicos medios o superiores para manejarse en el mundo de los dominios web, hosting o housing, lenguaje HTML, etc. para poder escribir el código de una página web y poder publicarla. La alternativa era pertenecer a un grupo que ya publicara (por ejemplo, una revista o un medio de comunicación) y colaborar como editor o articulista. En esta segunda opción se perdía justamente el efecto democratizador en tanto que no se potenciaba el empoderamiento del individuo sin tener que depender de medios masivos tradicionales o reconvertidos al mundo digital. Actualmente, con unos conocimientos mínimos técnicos combinados con buen ánimo para emprender, no resulta especialmente complejo poder publicar tus artículos en tu propio blog. Por tanto, estamos en disposición de asumir con garantías que la publicación, en términos generales, no supone un problema.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

¿Cuál es el elemento crítico? La visibilidad. Para Barabasi (2002), la “medida de la visibilidad” es el número de enlaces que apuntan a tu página web. El número de enlaces en un sitio web suele ser entre cinco y siete —apunta en el capítulo quinto del mismo libro— cada uno a apuntando a páginas diferentes de entre las miles de millones que nutren la telaraña digital mundial. Por tanto, concluye Barabasi, la probabilidad de que seas referenciado es infinitesimal. En un estudio que realiza sobre la los dominios de la universidad de Notre Dame, Barabasi encuentra que el 82 % de las páginas web (270.000 de entre 350.000) reciben tres o menos enlaces de entrada (es decir, páginas externas que referencian sus webs). En cambio, unas pocas de ellas (42 entre 350.000) son referenciadas más de mil veces. Barabasi amplía el espectro de estudio a 3 millones de webs y los resultados son parecidos: en torno al 90 % de ellas son referenciadas menos de diez veces mientras que unas pocas (tres páginas) son referenciadas más de un millón de veces. Estos ejemplos refuerzan la tesis de que la distribución de la web sigue la ley de potencias y, por tanto, existen un nodos matriz ultra visibles (Facebook, Twitter, Youtube, Amazon, eBay, Google, Yahoo…) que absorben los nodos como si de una fuerza gravitatoria electrónica se tratara. El resto de nodos, o están enlazados con ellos o pierden gran visibilidad ya que los propios motores de búsquedas dan más relevancia a dichos nodos que concentran buena parte de las referencias web. Barabasi denomina a estos nodos hubs (concentradores) y concluye, en contra de la democracia electrónica que “estos hubs son el mejor argumento en contra de la visión utópica de un ciberespacio igualitario”. Esto podría ser de otra manera si la distribución siguiera el modelo Erdös-Rényi según el cual se explica la generación de grafos de manera aleatoria. Se ha constatado (por ejemplo, gracias, entre otros, a los estudios mencionados más arriba) que las redes tanto sociales como virtuales no siguen tal modelo y ha quedado rezagado a un modelo teórico.

¿Qué influye en la conexión de los nodos de Internet?

Como crítica a Barabasi hay que señalar que, si bien el número de enlaces referenciados es un criterio muy importante, no es el único reseñable a la hora de aumentar la visibilidad. Algunos de los que no tiene en consideración son: a) la calidad del enlazador. No es lo mismo que te referencie el ministerio de Presidencia que un individuo anónimo. Los motores de búsqueda tienen muy en cuenta la relevancia de las webs. Los dominios institucionales tienen un peso mayor de tal manera que si, por ejemplo, una universidad enlaza a tu blog, tu posicionamiento en la lista de resultados va a ser sustancialmente mejor; b) La calidad del propio contenido publicado también se tiene en cuenta por los motores de búsqueda. Aquí entran en juego todas las técnicas SEO/SEM para escalar posiciones mediante usos inteligentes de palabras clave, redundancias controladas de contenidos, homogeneidad de distintas partes de la estructura de una páginas web…; c) el dinero. Una manera rápida de ser visible es pagar para te vean. Todos los motores de búsqueda dejan un espacio privilegiado para que el anunciante sea francamente visible en una lista de resultados. A veces, se mimetiza tanto que es casi imposible distinguir en una pasada veloz un resultado real de uno pagado.

Conclusión. ¿Internet es (anti) democrática?

Yochai Benker coincidice con Barabasi en la reticencia democrática de Internet. Así en el capítulo 7 de la “La riqueza de las redes” reza lo siguiente:

La implicación que para la democracia que viene inmediatamente a la mente es deprimente. Por más que, como señaló de forma entusiasta el Tribunal Supremo, en Internet todos puedan ser planfletistas o tener su propia tribuna, en realidad la Red no permite que los individuos se hagan oír de una forma sustancialmente más eficaz que la de improvisar un estrado de una plaza pública. Muchos sitios web y blogs simplemente pasarán desapercibidos y no contribuirán así a construir una comunidad política más comprometida.

 

Quizás sea algo exagerado tales afirmaciones. Sin embargo, no deja de ser muy sugerente cómo la propia naturaleza de Internet pueda crecer con esta asimetría (basada en una ley de potencias) que, sin duda, suaviza las bondades participativas en la Red. ¿Por cuánto tiempo será así?

[1] Excede del presente trabajo el detalle matemático de las distintas topologías. Para mayor detalle, ver Bibliografía y webgrafía.

[2] Tomando este como base, en los siguientes años fueron mejorando y generalizando distintos modelos (optimización multicriterio, competencia y adaptación…). Más información en Bibliografía y webgrafía: ALVAREZ-HAMELIN (2006).

 

Bibliografía y webgrafía

  • BENKLER, Yochai, (2006), The Wealth of Nations: How Social Production Transforms Markets and Freedom”. Yale University Press
  • /informe_anual_del_sector_de_los_contenidos_digitales_edicion_2015.pdf
  • BARABASI Albert-Laszio, ALBERT Reka, (1999). Emergence of Scaling in Random Networks, Science, 286, p. 509.
  • HUBERMAN Bernardo, ADAMIC Lada (1999). Growth Dynamics of the World Wide Web. Nature, 401, p. 131.
  • BARABASI, Albert-laszlo (2002). Linked: the new science of networks. Ed. Perseus books.
  • ALVAREZ-HAMELIN, José Ignacio (2006). Taxonomía de los modelos de topología de internet. Recuperado de: http://www.cimec.org.ar/ojs/index.php/mc/article/view/636/604
  • ERDÖS, P. y RÉNYI, A. (1959). On random graphs I. Math. (Debrecen), 6:290–297.
  • FALOUTSOS, M., P. FALOUTSOS, y C. FALOUTSOS (1999). On power-law relationship of the Internet topology. Commun. Rev., 29:251–263.

Presente y futuro de la universidad digital

¿Qué es la universidad digital?

logo_uned

Es bien conocida la aparición de varias universidades a que, apoyándose en las tecnologías, se han podido nutrir de alumnos a distancia. Una de las pioneras en este sentido fue la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) creándose en la década de los años 70. Con la emergencia y consolidación de las redes tecnológicas, otras universidades han surgido también en el mundo académico español adapatadas total o parcialmente.

 

Ejemplos de universidades digitales

Un extracto de algunas de ellas podemos encontrarla en la página de altillo:

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)
Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)
Universitat de Barcelona Virtual (IL3)
Universidad Virtual de Salamanca (USAL)
Universidad de Sevilla (US)

Centro de Enseñanza Virtual de la Universidad de Granada (CEVUG)
Universidad Carlos III de Madrid
Instituto Universitario de Posgrado (IUP)
Universidad de Cádiz (UCA)
Universidad de Cantabria (UNICAN)
Universidad de La Rioja (UNIRIOJA)
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC)
Universitat Pompeu Fabra (UPF)
Universitat de Valencia (UV)
Universidad de Zaragoza (UNIZAR)
Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
Universitat Jaume I (UJI)

¿Hacia dónde se dirige la universidad digital?

El profesor J. Francisco Álvarez, Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la UNED, ha coordinado el trabajo Gobierno electrónico y gobernanza en el Sistema Universitario Español, con el equipo de investigacion formado por:

Luis Álvarez Álvarez (ULPGC)
Eduardo Bustos Guadaño (UNED)
Miranda del Corral de Felipe (UNED)
Daniel Domínguez Figaredo (UNED)
Roberto Feltrero Oreja (UNED)
Inés Gil Jaurena (UNED)
María Jiménez Buedo (UNED)
David Teira Serrano (UNED)
Luis Vega Reñón (UNED)
Jesús Zamora Bonilla (UNED)

En dicho trabajo, se alcanzan algunas conclusiones sumamente interesantes, entre las que se encuentran:

  • Si no se ofrecen nuevos servicios, posibilitados por las “nuevas” tecnologías,
    posiblemente no se podrán ofrecer ni siquiera los tradicionales de manera
    más efectiva.
  • Las dificultades para un buen funcionamiento de la administración
    electrónica no se reducen a un problema de ineficiencia tecnológica, en la
    mayor parte de los casos reflejan una inadecuada comprensión de la
    transformación del marco sociotécnico y su incidencia en la conformación de
    las relaciones ciudadanos-administración.
  • La generalización y expansión del uso de las TICs, en prácticamente todos
    los procesos vinculados a los fines y objetivos de la universidad, plantea
    problemas muy serios de gobernanza del sistema.
  • El desarrollo de formas de gobierno abierto, en la línea del proyecto
    MyUniversity, que hoy permiten fácilmente las tecnologías disponibles
    constituyen una oportunidad excelente para avanzar en el gobierno
    universitario con las TI.
  • La expansión de formas participativas, abiertas y sociales, en línea con las
    propuestas de gobierno 2.0, son una condición para la gobernanza de las
    universidades en la era digital.
  • La atención a las e-compentencias, expresión de las necesidades formativas,
    educativas, culturales y conductuales de una sociedad emergente, se
    convierten en una tarea decisiva para poder construir la universidad digital.
  • Desarrollar formas de incorporación de gobierno abierto y participativo,
    disponibilidad en abierto de toda la documentación, sesiones, reuniones de los órganos de la universidad, sería una tarea a impulsar desde los equipos de gobierno.
  • El reconocimiento de las actividades online como formas de acción normal y
    cotidiana ayudarían, incluso más que el exclusivo voto electrónico, a la
    conversión necesaria de la universidad digital.
  • La actual transformación de las TI en auténticos suministros y servicios
    (commodities) que están disponibles para realizar las actividades que sean
    precisas, exige romper con el modelo de sostener unos completos servicios
    TIC internos a cada universidad. Construir un campus físico no significa que
    las universidades deban confiar para esa tarea en sus escuelas de
    arquitectura o de ingeniería. La construcción del campus de la universidad
    digital no tiene que apoyarse exclusivamente en los propios equipos TI de
    las universidades.

 

¿Universidad digital abierta?

El profesor Álvarez sostiene que el paradigma de universidad tradicional, aunque modernizada tecnológicamente, está obsoleto. La producción social del conocimiento tiene que ser más abierto y los esfuerzos deben dirigirse a la gestión de capital intelectual y no tanto en la gestión de infraestructuras tecnológicas propias. Desarrolla esta y otras ideas en el sugerente vídeo “Francisco Álvarez(UNED):OpenData y Google académico como índice reputación“.

 

Fuentes:

Álvarez, J.F.; Álvarez, L.; Domínguez, D. y Kiczkowski, A. (2011). Gobierno electrónico y gobernanza en el Sistema Universitario Español. Madrid, Ministerio de Educación de España (Informe final, Programa de Estudios y Análisis, EA-2010-0147).