Motivación y participación social

¿Qué es lo que motiva a la gente a participar en los movimientos sociales a través de medios electrónicos (Facebook, Twitter, periódicos on-line…)?

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

La motivación, según Benkler (2006), tiene que ver con una visión utilitarista. Acercándonos o alejándonos de aquello que nos resulte positivo o negativo (p. 101). Según Edward Deci, el hombre se basa en tres motivaciones[1]: intrínsecas, extrínsecas y afectivas. Benkler únicamente destaca las dos primeras. Las motivaciones extrínsecas tendrían que ver con recompensas monetarias (o amenazas) por realizar (o no) una tarea. Por el contrario, las motivaciones intrínsecas nacerían del interior del individuo de acuerdo a su escala de valores y su propia reflexión libre sobre lo que hay que hacer. Deci subraya que, partiendo de que todos tenemos una cierta idea de qué debemos hacer, guiarnos por las motivaciones extrínsecas interfiere en nuestra autoestima dado que nos desvía, a sabiendas, del recto camino. En mi opinión, esta premisa no está legítimamente validada. No tenemos claro qué tenemos que hacer, de hecho, por ello debemos deliberar sobre los medios para conseguir los fines, como diría Aristóteles en el libro III de la Ética Nicomáquea. El estagirita da por hecho la existencia de una responsabilidad moral que tiene que ver con la toma de decisiones voluntarias: la elección es un acto voluntario deliberativo. ¿Qué es la deliberación? Sería una suerte de investigación en un ámbito impreciso (sobre lo preciso no se delibera) sobre los medios (sobre los fines no se delibera) que están en nuestro poder para conseguir algo alcanzable. No toda investigación es deliberación (ejemplo, las matemáticas). Por tanto, asumir la premisa que sostiene Deci acerca de que todo individuo tiene una noción de lo que “debería hacer” es, al menos, susceptible de ser aceptada con algunas reservas. Volviendo a las tesis de Deci, las teorías de capital social[2] desarrollada en las últimas décadas está poniendo en tela de juicio la clásica posición de “a más dinero, más actividad”

[1] Vera Lacárcel, José Antonio. Artículo: “Edward. L. Deci: Un pionero en el estudio de la motivación humana” USL < http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3678733.pdf >

[2] Destacando los sociólogos mark Granovetter, James Coleman y Nan Lin, entre otros

 

Referencias:

Anuncios

Publicado el 16 noviembre, 2015 en Administración, Economía, Filosofía, Libro "ÉTICA DIGITAL", Política, Tecnología y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: