La escritura como desarrollo humano. La vuelta a lo no lineal

Haciendo un poco de historia, podemos encontrar ejemplos de escritura hace 10.000 años a través de grabados en arcilla donde se imprimían símbolos sencillos para la llevanza de los bienes y las reses. Unos miles de años después, los sumerios (en torno al 4.000 a.C.) desarrollaron lo que hoy conocemos como escritura cuneiforme pues se basaba en unas representaciones mediante cuñas. En paralelo, los egipcios desarrollaron su bien conocida expresión jeroglífica.

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Tuvieron que pasar unos miles de años hasta que los griegos sobre el siglo VIII a.C. desarrollaron el alfabeto con veinticuatro letras que representaban tanto consonantes como vocales. Esto provocó el cambio de la cultura oral a la escrita. La primera se basa exclusivamente en la memoria y qué mejor que un buen ritmo para que no se olvidara. De ahí que la poesía fuera fuente primaria de transmisión de conocimiento.

La escritura necesita un soporte. Los egipcios usaron el papiro cuya planta crecía a orillas del Nilo. Era muy costoso así que los romanos y griegos optaron por el pergamino que procedía de cuero de cabra u oveja. Seguía siendo un material costoso de producir y distribuir. Además, tenía un inconveniente mayor, no se podía reutilizar. De ahí surgió la tablilla de cera: mucho más barata y permitía, asimismo, unir varias por una tira de cuero o tela. Esto dio lugar al libro encuadernado, formato que, hoy en día, mantenemos.

La escritura no separaba las palabras, era un fiel reflejo del habla. No existían normas de expresión escrita las cuales no aparecieron hasta el segundo milenio. Por tanto, si bien se había dado un paso de gigante en la transmisión de conocimiento, había una serie de factores que no permitían que la sabiduría se extendiera masivamente. ¿Cuáles eran? A) El coste del soporte. Como hemos dicho, el papiro, el pergamino, las tablillas de cera… eran elementos que exigían un esfuerzo en la obtención y preparación; b) La formación de escriba. Al no existir reglas establecidas, no era fácil plasmar y reproducir los textos; c) La reproducción manual. Las copias se hacían a mano. Esto limitaba la distribución de un número de copias alto. Nicholas Carr indica que se estima que en cincuenta años con la imprenta de Guttenberg se reprodujeron más copias que en los mil años precedentes con escribas; y d) dificultad para leer. El cerebro no es lineal de manera natural. Este aspecto cognitivo dificultó el aprendizaje de la lectura ya que exigía una concentración extraordinaria. En este sentido, Carr defiende esta idea, apoyándose en Maya Pines, del Instituto Médico Howard Hughes, ciertamente esclarecedora:

 

“Nuestros sentidos están en afinada sintonía con el cambio —defiende Maya Pines— Los objetos estacionarios o invariables forma parte del paisaje y mayormente no se perciben”. En cuanto “cambia algo del entorno, necesitamos tenerlo en cuenta porque puede significar peligro u oportunidad”. Estos cambios en el enfoque fueron alguna vez cruciales para nuestra supervivencia. Reducían la probabilidad de que un depredador nos pillara por sorpresa o de que pasáramos por alto una fuente cercana de alimentos. Durante la mayor parte de nuestra peripecia vital, la trayectoria normal del pensamiento humano fue cualquier cosa menos lineal. Leer un libro significaba practicar un proceso antinatural de pensamiento que exigía atención sostenida.

 

La lectura masiva que hacemos en los medios digitales surfeando de un enlace a otro a todas luces está cambiando nuestra forma de percibir y de interpretar. ¿Por qué ha tenido esta aceptación tan rápida? Este picoteo intelectual puede deberse a que es una manera más natural de aprender. Como dice Maya Pines, nuestro cerebro no es lineal. Internet tampoco lo es, su estructura organizativa es reticular. Nuestra masa gris disfruta saltando hacia lo que considera relevante, discriminando sin piedad con lo que le resulta menos importante. Esta tendencia parece, de momento, inexorable.

 

Referencias:

 

Anuncios

Publicado el 13 noviembre, 2015 en Filosofía, Política, Tecnología y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: